CÓMO CONSERVAR EL JAMÓN IBÉRICO

CÓMO CONSERVAR EL JAMÓN IBÉRICO

Saber cómo conservar un Jamón Ibérico es muy importante a la hora de garantizarnos que el producto mantenga sus características organolépticas intactas y que no pierda valor nutritivo ni adquiera aromas y sabores extraños así como que no se seque la pieza una vez que hemos empezado a cortarla en casa.


Por todo ello vamos a intentar explicar la mejor manera de conservar el Jamón Ibérico tanto si lo adquiere en pieza entera como si lo hace loncheado a máquina o a cuchillo en sobres envasados al vacío.


Una vez que compre la pieza de Jamón debe mantenerla en lugar fresco, seco y protegido de la luz solar directa hasta el momento de que empiece a realizar el corte.


Cuando decidamos que vamos a empezar a cortar el Jamón lo debemos colocar bien fijado sobre un Jamonero recomendando que lo empiece por la maza si tiene la idea de consumirlo lentamente o por la babilla si en cambio va a comerse rápido.


A continuación abriremos el Jamón con la ayuda de un cuchillo bien afilado eliminando las primeras capas de corteza y tocino amarillo y cortaremos las primeras lonchas finas que consumiremos a temperatura ambiente para apreciar completamente todo su sabor y aroma.


Cuando decidamos no cortar más Jamón es muy importante proteger la superficie de corte con el tocino limpio (no colocar el tocino rancio) y lo protegeremos con un film transparente bien pegado para aislarlo del aire y evitar su oxidación y así lograremos una mejor conservación del Jamón Ibérico.


Podemos colocar un trapo por encima para taparlo pero siempre por encima del film transparente y nunca en contacto directo con el Jamón. A medida que vayamos cortando poco a poco el Jamón lo iremos tapando de la manera que hemos indicado hasta que lo consuma totalmente.


Por otra parte, si hemos adquirido Jamón Ibérico loncheado a máquina o Jamon Ibérico cortado a cuchillo en sobres envasados al vacío, debemos conservarlo en el frigorífico hasta el momento de su consumo.


De esta manera, cuando decidamos consumir el Jamón, recomendamos que saque el sobre de la nevera y saque el Jamón del sobre una hora antes de degustarlo para que el Jamón recupere la temperatura ambiente y así logrará que el producto mantenga todas sus características organolépticas iniciales.